A España se le escapó la medalla de entre los dedos

Campeonato de Europa junior

No pudo ser, y España, ante una Estonia que fue mejor, no fue capaz de vencer en el encuentro de cuartos de final del Campeonato de Europa Junior por equipos, que le hubiera subido al podio.

El enfrentamiento comenzó de la mejor manera posible, con victoria trabajada en el Dobles mixtos por 21-13 y 22-22. A continuación llegaba el individual masculino, un punto que, a priori, debía de caer del lado español, pero en una decisión incomprensible del seleccionador español, decidió dejar fuera de este encuentro al vigués Jacobo Fernández y alinear al alicantino Esteve. Un cambio arriesgado, pues Esteve apenas cuenta con experiencia internacional, tan solo 8 partidos individuales esta temporada en tres torneos disputados y nº 106 del ranking, frente a Jacobo con más de 100 encuentros internacionales y nº 15 del mundo. En estos encuentros decisivos, la experiencia marca diferencias, y, aunque el estonio Kilk se presentaba como 84 del ránking, tenía más bagaje internacional. Y en la cancha la presión marcó diferencias. Tauri Kilk se llevó el encuentro soportando la transcendencia del partido, sin apenas verse presionado en ningún momento en el electrónico, mientras que los nervios atenazaron a Esteve que encadenaba error tras error. 18-21 y 15-21 fue el resultado del choque.

El 1-1 dejó tocado al equipo español por inesperado de la derrota, e hizo más fuertes a los rivales. Y así saltó a la cancha Lucía Rguez., que hasta el momento estaba jugando un excepcional torneo, para enfrentarse a Catlyn Kruus. En pista estaban la 27 y la 46 del mundo, pero la inercia del encuentro masculino siguió lastrando a la escuadra española, y la gallega se veía superada por 18-21 y 16-21.

No había margen de error, y el 1-2 ya no permitía el mínimo fallo. Saltaban a la cancha, ahora sí, el vigués Jacobo Fernández y Rubén García. A ellos hay que ganarles y luchan cada punto como si fuera el último, lo demostraron pues, pese no jugar un gran encuentro, venciendo con comodidad por 21-18 y 21-16.

Con 2-2 en el marcador, todo quedaba para el último encuentro de Dobles femenino. En las raquetas de Lucía Rguez. y la granadina Candela Arcos estaban depositadas las esperanzas españolas. En frente, Catlyn Kruus y Ramona Oprus, una pareja consolidada frente a las españolas que jugaban ayer si primer partido juntas, y se notó. Las bálticas fueron un vendaval sobre la pista y en ningún momento dieron opción a las españolas que se vieron superadas en todo momento.

Una gran decepción y una oportunidad única de colgarse una medalla continental que se escapaba por un ajustado 2-3, en el último Campeonato de Europa Junior para buena parte del equipo, en el que Estonia supo gestionar perfectamente la presión y fueron mejores sobre la pista.

A partir del martes comienza la competición individual, en el que el sorteo repartió suerte de todos los colores para los gallegos. Esperemos que el duro golpe de hoy se supere cuanto antes, porque les han tocado en suerte rivales de postín, en especial a Gabriel Fernández que en primera ronda individual le ha tocado en suerte el danés Vitorianni, candidato al título. Y en dobles, a Jacobo, que se verán las caras, con su pareja Rubén, en segunda ronda con los números uno franceses Lanier y Renoir campeones continentales.